lunes, 31 de enero de 2011

A mí no me importas tú, ni diezmiles como tú

Aclaratoria: este post fue escrito cuando el blog no era más que un divertimento y no se tomaba demasiado en serio las cosas. Es por ello que me basé en una información, que luego resultó errónea, para escribir esta entrada sobre el gran Tito Rodríguez. El hecho es que Tito no llegó a dedicar ninguna de las canciones a Johnny Pacheco y El que se fue no es más que un dardo envenenado al otro Tito, el Puente. He decidido no borrar esta entrada como ejercicio de humildad y porque el resto de los datos son ciertos y corroborados.
Ofrezco disculpas a los lectores por este gazapo.

Para que no se confundan: la charanga caribeña es un tipo de conjunto musical compuesto originalmente por dos violines, güiro, piano, tumbadora, flauta y contrabajo, y la pachanga es un ritmo derivado de la plena y el merengue, creado por Eduardo Davison en esa Cuba que estaba a punto de caer en las manos de Fidel Castro.
Hago esta aclaración porque cuando ambos términos cundieron en Nueva York, no sé si por el frío / no sé si por el smog, se trastocaron de tal forma que la charanga pasó a ser un ritmo musical -con mucho parecido al guanguancó, pero también al son moderno- y la pachanga prácticamente se convirtió en un sinónimo de la charanga. Qué lío, ¿no?
Ni tan lío. Fue más bien un asunto de estrategias de marketing.
Tito, cantando en el Palladium. 1950s.                                             (Chuck Stewart)
Según los expertos, la moda del ritmo charanga, que azotó Nueva York entre 1960 y 1964, no fue más que una versión americanizada de la pachanga cubana. Americanizada, porque la estructura de la orquesta adoptó este ritmo a las corrientes jazzísticas que configuraron las llamadas Big Bands y, por tanto, las trompetas, los trombones y los saxofones se acoplaron para crear una sonoridad diferente de la que había llegado de La Habana. Lo que ocurre es que, por simples razones de nombre, buena parte de las orquestas que la tocaban evitaban usar el término porque Johnny Pacheco había logrado asociarlo con el acrónimo de Pacheco y charanga, tan listo que siempre ha sido él.
Todo esto lo traigo a colación porque en algún momento de 2011 se van a cumplir 50 años del lanzamiento de uno de los álbumes más sabrosos que se hayan grabado en NYC: ·Tito Rodríguez· Returns to the Palladium - Live! Un discazo de cuidado registrado en aquel inmenso ballroom ubicado en el 1692 de Broadway, esquina calle 53, que fue escenario durante casi 20 años de las mejores orquestas que fusionaron los ritmos cubanos con las sonoridades jazzísticas (gracias, Mario Bauzá, por los favores concedidos).
Tan importante era el Palladium que cuando la alcaldía de Nueva York decidió en 1964 retirarle la licencia para vender licores, la fiebre de la charanga recibió un tiro en la nuca: no había locales en la ciudad dispuestos a acoger bandas con tantos músicos. Esto dio paso a esos pequeños conjuntos, como los de Eddie Palmieri y Larry Harlow, que se fueron apoderando paulatinamente de la escena musical imponiendo un nuevo sonido que pocos años después sería bautizado como Salsa. Pacheco, tan listo él, intuyó el deslave, cambió de ritmo, comenzó a tocar canciones cubanas -por las que no pagaba royalties, gracias al bloqueo- y fundó Fania Records. Tito Rodríguez hizo lo mismo, y fue en ese instante cuando comenzó a cantar boleros. Pero todo esto es carne para otros posts.

¿Por qué menciono tanto a Johnny? Porque Tito dedicó algunas de las canciones de este disco a Pacheco.
Me explico: Tito Rodríguez, uno de los grandes crooners del Caribe, tenía una orquesta afamada por su perfección interpretativa y su gancho. Pero era también conocido por las rivalidades que tuvo con su tocayo Tito Puente y con el propio Pacheco. La tirria con este último nació a consecuencia de una deslealtad: Pacheco, quien fuera director musical de Rodríguez durante algún tiempo, cometió el error de arreglar tres canciones para su archienemigo Puente. Poco después, en 1960, Johnny tenía tantos aprietos económicos que se acercó al estudio donde la orquesta de Rodríguez ensayaba para pedirle algún trabajo; Tito no estaba, pero cuando se enteró de la visita mandó a decir que no lo volvieran a recibir y, no contento con ello, escribió El que se fue, un numerito que rezuma más ojeriza que un bolero cantado por Olga Guillot: 

El que se fue no hace falta
hace falta el que vendrá
en el juego de la vida
unos vienen y otros van.
Te fuiste por cuenta tuya
buscando ambiente mejor
hoy tú estás arrepentido
pues tu puesto se ocupó.
El que se fue, mira, no hace falta
hoy yo me encuentro mejor
yo sigo siempre en el goce
pues el del ritmo soy yo

(coro)
 A mí no me importas tú
ni veinte como tú
yo sigo siempre en el goce
el del ritmo no eras tú

Además de estos versos tan bonitos, tan de amor del bueno, otros temas del disco recomiendan ignorar el término pachanga e incluso animan a los bailadores a fundirse en un abrazo de oso con la charanga; otra composición tiene un coro que dice Baila la charanga y no la confundas con Juana la changa.
Como decía, amor del bueno.
Está incluido, además, uno de los covers más sabrosos del legendario yambú Ave María morena, versión lenta y antigua de la rumba cubana devenida en himno y canción que por sí sola merecería una entrada aquí. Otro de los temazos es Rincón, que deja atrás cualquier doble sentido cuando anima al bailador a llevar a su pareja al rincón, y apríetala. A saber dónde...
¿Por qué este disco es indispensable? Porque es tal vez la mejor grabación en vivo de las varias que hizo Tito, tiene un estéreo estupendo, muy equilibrado -y estamos hablando de 1961-, además de reunir en 43 minutos unos exquisitos arreglos que siguen estando vigentes y una calidad interpretativa fuera de lo común.
Y porque va a cumplir 50 años.

10 comentarios :

  1. Te estas botando Bárbaro!!Fijate que yo que he leído tantas cosas de salsa pensé que tito le había escrito esa pieza a un trompetista de la orquesta que había pirado a otra banda.
    Muy bien!!

    ResponderEliminar
  2. También leí esa versión. A lo mejor Tito aprovechó y se la escribió a varias personas a la vez, matando varios pájaros de un solo tiro, jajaja.
    sin embargo, tengo fe en la versión con Pacheco, porque ese hombre siempre ha sido un "vivo" para aprovecharse de las situaciones. Y a eso súmale el carácter de Tito, que por lo visto era bastante mafioso en el trato con el gremio y odiaba a muerte a Puente.
    Seguramente la noche neoyorquina de esa época era muy complicada y por eso actuaban como actuaban.

    ResponderEliminar
  3. Que buen post Juan, yo siempre tuve esos términos de Pachanga y Charanga confundidos.
    En cuanto a "guaguancó" recuerdo un debate que hubo en casa en una reunión donde se discutía que era un término usado en Cuba para decir que alguien tenia "melao", "sabor" pero ya leyéndote me ha quedado claro.
    Si bien crecí oyendo mucha salsa, rock, blues, jazz y soul, nunca tuve acceso al desarrollo de todo estos movimientos, salvo lo que en su momento, compartían algunos programas de radio, es una pena que hoy en día ya no existan, por eso me encanta la idea de este blog, creo que la música se disfruta más conociéndola desde el parto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Muy Xulo tu Blog... Que no pare en el espíritu creador... Bicos

    ResponderEliminar
  5. Pocas canciones me gustaban tanto como la de El que se fue. Ni idea de la historia detrás del título. Grandeeee Coco, por ilustrarnos...Espero el próximo...biquiños

    ResponderEliminar
  6. Muy interesante. Felicidades por el artículo y por el Blog. Está muy bueno! Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  7. Y el disco está en Spotify!! BRAVO, una vez mas. Parecía difícil, pero las entradas van a mejor. Eruditas, preciosas.

    ResponderEliminar
  8. Estimados: cuando un disco no esté en Spotify (Europa) o en Rhapsody (Estados Unidos), lo avisaré previamente para que busquen otras vías y puedan escucharlo.
    Gracias a todos por los comentarios. De verdad!
    Estoy gozando una bola escribiendo este blog :)

    ResponderEliminar
  9. ¡Eso, eso! Ya iba a comentar que por favor agregaras links para escuchar la música de la que hablas, porque el oído se llena de curiosidad al saber la historia detrás de las obras y los intérpretes. Este post te quedó buenazo.

    ResponderEliminar
  10. Tito fue y seguira siendo un gigante de la musica.. Soy musico y amante del ritmo carineño, desafortunadamente esa situaciones que pasaron hace tanto tiempo aun continuan sucediendo hoy en dia, deslealtad, rencores y cosas por el estilo...

    ResponderEliminar

Aquí puedes escribir todo lo que tú quieras:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...