viernes, 15 de abril de 2011

The Lebrón Brothers en su salsa y control

En 1970, un par de años antes de que la compañía que les grababa fuese adquirida por Fania Records, iniciando el declive en la promoción de sus discos (provocado aparentemente por cierta animadversión que Jerry Masucci y Johnny Pacheco tenían contra ellos), los ·Hermanos Lebrón· sacaban al mercado Salsa y control, un disco algo aburrido, con una carátula fuera de lo común, que resume muy atinadamente la transición que estaba viviendo el mundo musical de Nueva York.
Porque eso era un desconcierto, mi pana.
Este álbum está considerado como uno de los mayores éxitos de su dilatada carrera -la orquesta sigue activa a día de hoy-, lo cual siempre me ha llamado la atención, porque tampoco es para tanto.
              Angel Lebrón, cabecilla de la orquesta            (foto: Lisa Lindhart)
Los Hermanos Lebrón son un poco particulares. Al menos, así los veo yo. Empecemos por su concepción: en aquella época solían integrarlo cinco hermanos (a veces incluso más), en rollo clan-unidos-para-siempre. De padres diferentes (Pablo, el cantante, en realidad no se apellidaba Lebrón), casi todos nacieron en Puerto Rico. Se volvieron nuyoricans al ser parte de esa oleada de portorros que probaron fortuna en Nueva York y crecieron en esas calles bilingües. Fueron y son musicales casi todos, porque la música ha sido siempre una cosa de familia. A mediados de 1966, bajo la batuta de Angel Lebrón decidieron unir fuerzas y fundar esta orquesta. Grabaron unas cintas y las mostraron a diversas disqueras -incluso a Fania-, y todas pasaron de ellos... hasta que tocaron la puerta del legendario George Goldner, que recién había fundado Cotique Records, quien apreció el tono de
esos boogaloos y decidió grabarles de inmediato. Con mucho éxito, además: porque esas reminiscencias latinas, ese sabor particular mezclado con un soneo que asumía como propia la calle neoyorquina y la diversidad que ella respiraba, fueron el caldo de cultivo para pulir esa sonoridad de latin soul, similar a la que popularizaría La Lupe en esos mismos tiempos. Pero sin los excesos de la cubana, no vayan a creer.
Los Lebrón saltaron a la fama en plena locura del boogaloo, y de allí proviene el barniz que enmascara muchos de sus arreglos. Una capa de sonido americanizante que les acompañaría siempre y que, paradójicamente, les hizo muy famosos e imprescindibles en lugares tan dispares como Cali o el bajo Bronx.
Este álbum muestra el momento en el que ellos dejaron de inclinarse a los predios del latin soul para mojarse un poco las piernas en las agitadas aguas de la salsa, que estaban empezando a inundarlo todo; el boom sonaba a la vuelta de la esquina.
Lo malo es que, en este caso, se quedaron a medio camino en la intención.

Para la fecha en la que lo publican, Frankie Lebrón se unía a la compañía tocando las congas. Estaban ya presentes sus hermanos Angel en el bajo y la dirección, Pablo como solista, José en el piano y Carlos en los bongós y la percusión. Les complementaban Gabe Gill en el saxo alto, Hermán Sandana en el saxo tenor, Louis y Pete Maldonado en las trompetas y Tito Ocasio en los timbales.
Siempre me ha parecido una incógnita que la canción Salsa y control, con un nombre estupendo que ayudó muchísimo a afincar el mote salsa a la hora de definir a toda la expresión que se estaba gestando en Nueva York y la cuenca del Caribe, sea en realidad un son montuno lento, casi perezoso, sin fuerza ni arraigo.
Ni trombón.
Suena a ensayo previo a un concierto, como para ir calentando motores, pero solo un poco:

Yo le digo a mi gente que están gozando
Que la orquesta Lebrón está tocando
Algo sencillo, algo movido 
y bueno que está baila conmigo.
Elelolé elelolá, echa p'acá porque bueno está.
Cógelo suave al ritmo de clave
La Orquesta Lebrón tiene la llave
Invitación al son montuno
Levántate men, y ponte duro.
Que jala que jala mi guaguancó
el son montuno lo traigo yo.

Salsa y control, salsa y control
y el son montuno lo traigo yo.

A ver: es como si pretendieran tocar salsa con el mismo sonido con el que se articula el arreglo para un boogaloo; algo tenía que fallar. Me explico, el saxofón combina bien con la sonoridad salsera, pero sólo si está acompañando a un buen par de trompetas y a uno o dos trombones. En cambio, puede aguantar sin problemas parte del peso de la melodía en un boogaloo. Escuchen aquí esta versión más uptempo de este tema, con un arreglo definitivamente salsoso -trombón de vara incluido-, y notarán la diferencia. El resultado original fue muy frágil y por eso me sorprende que haya pegado tanto.
¿Habrá sido por el nombre?
Otro ejemplo de esta paradoja puede ser el bolero Tú llegaste a mi vida. Fíjense cómo son las cosas: debo tener casi 20 años escuchando esta canción y aún no sé si me gusta o no. Hay algo en ella que no me termina de cuadrar: tal vez sea el arreglo de los metales; o la voz de Pablo Lebrón, que no sabe decir el bolero (si es que es en realidad un bolero). Lo cierto es que me chirría a los oídos. Otro tema, Qué, pana, corre con mejor suerte. Al menos aquí está muy presente esa mezcla deliciosa de rhythm & blues y son; es casi un boogaloo pero con otro tumbao, con otra intención.
En cambio, el tono cursi que el latin soul nunca dejó de supurar cuando se le dejaba desatendido está representado en Regresa a mí y Estoy loco. No pienso linkearles la música, de hecho. Mejor olvidarla, porque son muy mediocres y me van a disculpar la franqueza.
Son mucho más pertinentes Piénsalo bien y Bongó loco. Ambas al menos van de lo que dicen ir; les falta orquesta -como a todo el disco- pero igual son solventes.
El resultado final, entonces, es un disco aburrido, con falta de agarre. De transición.
A pesar de la oposición que decían sentir desde las propias entrañas de Fania, los Lebrón Brothers siguieron grabando disciplinadamente y cumpliendo con las exigencias de su fanaticada. En 1982 finalizaron su contrato con esa disquera y montaron tienda aparte, fieles a su sonido y a su forma de ver la expresión latina. No les ha ido mal. Para nada. Pero no puedo evitar verla como una banda más del montón.
Con uno que otro temazo, pero poco más.

Esto fue lo que dijo Frankie Lebrón en una entrevista realizada en 2006: Fania nunca nos dio el mérito que nos correspondía. Ellos compraron a Cotique y lo hicieron porque vendíamos muchos discos, pero no nos querían porque éramos negros. Sólo nos utilizaban para ganar plata. A pesar del mucho éxito que tuvimos con Salsa y Control, nunca nos pusieron a tocar en un concierto en el Madison (Square Garden), nunca hicimos un vídeo, no fuimos parte de Las Estrellas de Fania y ni siquiera nos pusieron a alternar con ellos. Nos manteníamos tocando mucho porque nuestras mayores presentaciones eran en Harlem, con los morenos. Resulta curioso que una casa disquera que dirigía sus esfuerzos a vender música para a un público que en buena parte era y es mestizo o negro, tuviese políticas racistas. Buena parte del roster de la Fania All Stars de siempre ha estado compuesto por gente morena y negra y creo que, aunque con errores de mucho peso, buscaron dirigirse al mayor público posible.
Así que la verdad que este motivo racista no me parece que tenga mucho asidero.
Lo que sí es cierto es que cuando descubrieron a mediados de la década pásada aquel famoso depósito en New Jersey, llenecito de grabaciones inéditas, varias de ellas eran de los Lebrón Brothers. Así que algo de animadversión sí habría.

12 comentarios :

  1. Tengo la misma opinion de los Lebron...Nunca me terminan de gustar...creo que aun tengo un disco de ellos(una recopilacion) porque hay una cancion que a Patricia le gusta mucho (ni siquiera recuerdo cual es, porque a mi no me gusta tanto). ahora, lo mas interesante es lo de la politica racista de las fania,segun la entrevista.Buena la acotacion final.

    ResponderEliminar
  2. ma sucede q a medida q escucho a los lebron me desencanto mas de su musica, quizas influya el hecho de q para mi eran referencia,pensaba q era el unico,pero ahora se q no soy el unico , quizas me equivoque,pero los idolatre y eso duele

    ResponderEliminar
  3. Juan Ignacio entiendo que un blog no es nada más que la posibilidad de decir lo que sea que uno quiera decir y eso está muy bien. Al menos se puede soñar con ciero simulacro de no censura.
    Quiero decirle no obstante que considero que llamar y cito: "dilatada carrera" a la trayectoria de los Hermanos Lebrón es algo insolente. Puede que la música que estos artistas han hecho durante décadas enteras no sea de su agrado y eso es muy respetable.

    Pero lo que no me parece acertado es hablar tan despectivamente de una agrupación que ha calado tan hondo en las vidas de miles de personas. Yo soy una de ellas, y conozco a mucha mucha gente aquí en Cali y en Colombia que cuenta a los Hermanos Lebrón como una referencia obligada a la hora de escuchar salsa, recordar alguna presentación de estos músicos o simplemente evocar algún recuerdo invaluable de amor o desamor, de fiesta, de rumba, de alegría o de tristeza.

    Así que más allá de los "fallos, las paradojas y los tonos cursis" que usted menciona, creo que es muy importante decir que gústele o no "el sonido, la producción, las faltas de agarre y los aburrimientos" , los Hermanos Lebrón han marcado un lugar muy notorio e importante no sólo en la historia de la salsa, sino especialmente en miles de historias de quienes alguna vez han reido o llorado con una interpretación de el señor Pablo López Lebrón, que en paz descanse.

    Atentamente, Lina Marcela Hernández Saavedra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Lina, muy de acuerdo con vos.. que dificil construir en la vida un nombre y hacer el bien en la vida, en este caso en la musica, mas de 40 años de esfuerzos, sacrificios y que facil es destruir y solo criticar...

      Eliminar
    2. En la musica pasa como todo en la vida... muy dificil construir y muy facil destruir.... distinto a una critica musical que es subjetiva y si, muy respetable. Soy melomano salsero, he compartido con muchos musicos reconocidos quienes reconocen en los Lebron Brothers su aporta a la musica latina y segun sus palabras originalidad como creadores de su musica y letras. Les valoro eso y este texto va en contra de musicos calificados que valoran la musica de los lebron, solo cito dos: Jimy Bosh, que grabo un disco con ellos y Ruben Blades. Si fueran tan mediocres no podrian seguir activos tras 46 años en un medio competido, donde tantas orquestas buenas desaparecieron. Se requiere talento, pero tambien pasion y perseverancia, su exito no es por suerte ni por ignorancia de los melomanos y coleccionistas que gustan de su musica. No es un azar que jose lebron sea reconocido como compositor vivo mas prolifico del genero. Como todas, tuvieron altas y bajas, aciertos y errores, seria facil descalificar a a la Fania All Stars o la ponceña por basar su musica en el repertorio o musica cubana y asi con cada orquesta. Esta gente ha inspirado a musico de varias generaciones, solo un clasico suyo por citar, la temperatura, ha sido interpretada y regrabada por distintos artistas, unos mas reconocidos q otros. Toño Barrio, la joven y buena orquesta caleña, es una de ellas... entonces, concluyo que mas alla del gusto musical de cada cual no es justo desconocer los mertitos con terminos irrespetuosos. Por eso yo siempre valoro mas a los que construyen que a los criticos de oficio, nuca he visto que un critico literario escriba un gran libro ni que un critico produzca un disco superior a los que es facil criticar sentado en un pc... por mucha musica que haya escuchado....

      Eliminar
    3. https://www.danielebesana.com/blog/salsa/talking-with-jose-lebron-the-lebron-brothers

      Eliminar
  4. Estimada Lina: dilatada carrera quiere decir extensa carrera. No dije una insolencia. Solo expuse un hecho histórico.
    Mii opinión sobre ellos es tan válida como la tuya, por lo que agradezco tus palabras, pero no modifican lo que pienso de su música.
    Y sí, aquí no se practica la censura. La prueba es que tu texto sigue publicado.
    Gracias por leer el blog. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a mi me gustan mucho los lebron...........su musica es diferente, y tienen un sonido bastante unico

      Eliminar
    2. para nosotros los caleños son muy importates........
      y creo que eres altanero en la respuesta que e das a lina

      Eliminar
    3. https://www.danielebesana.com/blog/salsa/talking-with-jose-lebron-the-lebron-brothers

      Eliminar
  5. Muy de acuerdo contigo Juan. Los Lebrón son como la apreciación que tenemos con Ray y Cruz, pero "dilatados". El doble de producción musical con unos cuántos chispazos de genialidad, lo cual no te hace genio, pero sí popular.
    Y sobre el tema racista, no me convence. Creo que la molestia de los directivos de Fania iba más por el lado de, como dices, orquesta-clan familiar que le daba cohesión a los Lebrón y más dificultades para influir en ellos, lo cual era diametralmente diferente a la volatilidad de las bandas que Fania tenía en cartera en ese momento y como bien has señalado en otros posts: músicos que se pelean, que forman bandas nuevas o paralelas, producciones donde Pacheco, Harlow o Masucci metían mano, etc. Lo que sí es más evidente es la misoginia del movimiento salsero. Salvo Latin Fever, no conozco de otra banda femenina.
    Saludos
    Víctor Paredes
    Lima-Perú

    ResponderEliminar
  6. En la musica pasa como todo en la vida... muy dificil construir y muy facil destruir.... distinto a una critica musical que es subjetiva y si, muy respetable. Soy melomano salsero, he compartido con muchos musicos reconocidos quienes reconocen en los Lebron Brothers su aporta a la musica latina y segun sus palabras originalidad como creadores de su musica y letras. Les valoro eso y este texto va en contra de musicos calificados que valoran la musica de los lebron, solo cito dos: Jimy Bosh, que grabo un disco con ellos y Ruben Blades. Si fueran tan mediocres no podrian seguir activos tras 46 años en un medio competido, donde tantas orquestas buenas desaparecieron. Se requiere talento, pero tambien pasion y perseverancia, su exito no es por suerte ni por ignorancia de los melomanos y coleccionistas que gustan de su musica. No es un azar que jose lebron sea reconocido como compositor vivo mas prolifico del genero. Como todas, tuvieron altas y bajas, aciertos y errores, seria facil descalificar a a la Fania All Stars o la ponceña por basar su musica en el repertorio o musica cubana y asi con cada orquesta. Esta gente ha inspirado a musico de varias generaciones, solo un clasico suyo por citar, la temperatura, ha sido interpretada y regrabada por distintos artistas, unos mas reconocidos q otros. Toño Barrio, la joven y buena orquesta caleña, es una de ellas... entonces, concluyo que mas alla del gusto musical de cada cual no es justo desconocer los mertitos con terminos irrespetuosos. Por eso yo siempre valoro mas a los que construyen que a los criticos de oficio, nuca he visto que un critico literario escriba un gran libro ni que un critico produzca un disco superior a los que es facil criticar sentado en un pc... por mucha musica que haya escuchado....

    ResponderEliminar

Aquí puedes escribir todo lo que tú quieras:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...